martes, 24 de junio de 2014

CAMINAR CON EFECTOS VISIBLES

Simplemente, caminar 30 minutos diarios regularmente a buen ritmo es suficiente para mantenerse en forma. Pero caminar es algo más que un ejercicio físico para mantenerse en forma; es la mejor manera de experimentar y descubrir las beneficiosas sesiones que, sólo el deporte al aire libre es capaz de proporcionar.  Adentrarse en la naturaleza a través de la gran diversidad de caminos y senderos que la conforman es una práctica y experiencia difícil de abandonar.

Pero si además incorporamos a la innata  acción del ser humano dos bastones específicos con los que aplicar la técnica del “nordic walking”: caminar se convierte en un auténtico placer al alcance de cualquier persona y bolsillo. 

En presencia de oxígeno: mucho mejor

El termino aeróbico, es muy utilizado de manera popular para hacer referencia a las actividades físicas  que suponen un alto dinamismo respiratorio, favoreciendo el intercambio de gases entre el espacio externo y el individuo que realiza determinada actividad. Es decir, existe una transformación del aire.   

Respirar es una de las funciones principales vitales de los organismos vivos. Gracias a dicha acción obtenemos oxígeno, el cual es fundamental para fabricar la energía que precisamos para vivir. Caminar requiere, al igual que cualquier función vital, la presencia de oxígeno cómo fuente de energía. Cuando la acción de caminar forma parte de un programa de entrenamiento el aporte de oxígeno debe ser mayor, desarrollando activamente el sistema cardio-circulatorio, contribuyendo a regular la tensión arterial y mejorando el estado de salud general de nuestro organismo.....seguir leyendo aquí